FENG SHUI

El Feng Shui es conocido, también, como el Arte de la Ubicación o la Medicina del Hábitat, porque mejora el bienestar, proporcionando una vida más plena y feliz a las personas que lo habitan.

Todo lo que nos rodea nos influye, tomar conciencia de ello es el primer paso para iniciar los cambios necesarios y transformar nuestro hogar en nuestro mejor refugio. Un oasis particular donde cargarnos de energía y vitalidad para enfrentarnos a los retos del día a día con ilusión.

Cada hogar y cada ser humano son únicos, por este motivo, un buen asesoramiento Feng Shui se aleja de las normas y los tips de manual para profundizar de forma exclusiva en la esencia de cada espacio y de sus habitantes.

Para llevar a cabo una consulta Feng Shui hay que tener en cuenta múltiples parámetros como: la forma del plano y la distribución, para detectar los puntos fuertes y débiles (fugas energéticas, bloqueos, zonas ausentes, etc.), la esencia de cada espacio, los colores, las formas, los materiales, la simbología y , por supuesto, los objetivos y valores de las personas que lo habitan.


“Armonizar nuestro hogar es ponerlo en SINCRONIA con nuestro mundo interior. El efecto que genera es mayor bienestar, coherencia y un aumento de la energía y la vitalidad para alcanzar nuestros objetivos. Cuando cuidamos nuestro espacio, nos cuidamos a nosotros mismos.”
–Astrid Izquierdo