TESTIMONIOS PARTICULARES

Contacté con Astrid porque no me encontraba bien en mi casa y, aunque intenté hacer algunos cambios por mi cuenta, no conseguía resolver ciertas incomodidades, no descansaba bien por las noches y cada día me sentía más agotada. A pesar de dormir las horas necesarias, sentía que el descanso no era reparador y mi energía estaba cada día más baja, repercutiendo en mi estado de ánimo y en mi trabajo. Tampoco me sentía cómoda en el salón, así que prefería pasar más tiempo fuera de casa.

En la primera visita me confirmó lo que de alguna forma ya intuía: la distribución del salón y la ubicación del dormitorio no eran apropiadas. Me dijo que era necesario “identificar las zonas de poder” para recuperar mi energía y me aconsejó cambiar el dormitorio de ubicación. Este cambio fue clave para empezar a sentirme mejor. Donde antes estaba el dormitorio, ahora está mi estudio, bien distribuido y armonizado. Ahora paso allí muchas horas, concentrada estudiando nuevos guiones. Por fin siento que mis días son mucho más provechosos.

También realizamos un cambio de distribución en el salón. Me recomendó cambiar el color de unas paredes en concreto e incorporar nuevos puntos de luz y simbología personal para potenciar las áreas del Bagua que quería dinamizar especialmente. Todo ello me ha ayudado a sentirme mucho mejor en casa, a descansar bien y a que todo fluya mucho mejor.

Silvia Aranda
Actriz

Hace tiempo que sigo el trabajo de Astrid pero no lo había experimentado hasta que, hace unos meses, me vi en la necesidad de hacerlo. Tengo una niña de 12 años que llevaba más de dos con problemas para dormir, miedos y pesadillas, provocados por diferentes causas. Esto hacía que durante la noche se despertase continuamente y no pudiese descansar. Durante estos dos años hemos ido agotados, tanto la niña como nosotros.

Contactamos con diferentes profesionales que nos ayudaron y, como yo sentía que también podía haber algún problema en la habitación, decidí realizar la consulta. Efectivamente, me confirmó que la cama, tal como estaba colocada, acentuaba la sensación de desprotección de la niña y no la ayudaba a relajarse y a dormir profundamente. Me explicó que los niños son más sensibles que los adultos y sufren más los efectos de un espacio inarmónico.

Gracias a la suma de todos los profesionales, a cambiar de posición la cama y llevar a cabo otros cambios en la habitación, Frida empezó a dormir como un angelito. ¡Y nosotros también!

Noemi Suñol
Profesora de danza

En nuestro caso el motivo de la consulta era muy claro: queríamos vender nuestra casa familiar. Habíamos oído que el Feng Shui también puede ayudar a vender tu casa con más facilidad y, tras dos años intentándolo sin éxito, animé a mis 3 hermanas y a mis padres a probarlo. La casa es grande, luminosa, con jardín y piscina, y está en una zona residencial de Salvador, Bahía, en Brasil. Pensamos que sería fácil encontrar un comprador pero, como Astrid nos explicó, las casas tan grandes, cuando los hijos la dejan, van perdiendo vida… se van apagando.

Así era exactamente como se sentían mis padres: sin fuerzas, sin ilusión y con una enorme carga. Comprendimos el efecto que la casa estaba generando y nos pusimos manos a la obra con las mejoras que Astrid nos propuso. Fueron cambios sencillos, con la intención de dar más vida y energía a cada espacio para conseguir nuestro propósito y así fue: la vendimos al poco tiempo de realizar los cambios. Como Astrid dice: “no es magia, es técnica aplicada”.

Babi Minamoto
Directora
Yoga Shri Vivek Brasil

Los resultados del estudio Feng Shui que Astrid nos hizo en casa han superado las expectativas de toda la familia. De forma muy sutil, respetuosa y delicada, Astrid nos ayudó a tomar conciencia del efecto de los puntos débiles y nos dio las llaves para mejorar nuestro hogar. 

Desapegarnos de algunos objetos que ya no nos transmitian nada positivo, nos ha aportado una valiosa sensación de ligereza personal. Incluso nos ha permitido liberarnos de alguna carga mental-emocional que intuíamos pero que no éramos del todo conscientes.

Hemos trabajado con el simbolismo, cambiando cuadros de sitio, eliminando algunos y colocando nuevas imágenes que nos transmiten sensaciones muy positivas. Ahora, cuando entramos en casa nos invade un sentimiento de profundo bienestar, de comodidad y gratitud. Esta consulta nos ha mejorado, sin duda, el estado anímico de toda la familia, ha sido un trabajo en equipo muy bien dirigido. Nos sentimos todos con más energía, optimismo y alegría. Hemos tomado conciencia de la relación entre el espacio , los objetos, nosotros y el momento presente y de cómo nos afecta. Todo el proceso ha sido muy positivo. Gracias Astrid.

Montse Piqué
Profesora
Academia Internacional de Sofrología Caycediana